Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Mayor impacto en producción ovina se logra con alza en tasa de procreo

Un análisis desarrollado por Gianni Bianchi, asesor privado y experto en ovinocultura, identifica algunos procedimientos que resultan de alto valor para incrementar rápidamente la eficiencia productiva.

13/09/15

En la actividad con los ovinos el indicador más importante desde el punto de vista reproductivo es la tasa de procreo. En ese marco, aumentar la cantidad de corderos en 15 puntos porcentuales tiene más impacto que cualquiera otra mejora en la producción con ovinos, independientemente ello del precio de la lana, destacó a El Observador Agropecuario el ingeniero agrónomo Gianni Bianchi.

El profesional, otrora responsable del Curso de Ovinos y Lanas de la Estación Experimental Dr. Mario A. Cassinoni, de la Facultad de Agronomía de la Udelar, reflexionó que "lo que no se mide no se maneja, lo que no se maneja no se gestiona y lo que no se gestiona no se mejora".

En ese sentido, estableció que "cualquier similitud con la realidad de la producción ovina no es coincidencia. Está constatación es significativa y sirve para explicar lo que ha ocurrido y ocurre en un negocio que se desarrolla a cielo abierto en el país, como lo es la ganadería. Vale decir: lo bien o lo mal que le vaya a la ganadería está supeditada a las condiciones climáticas y su efecto directo sobre los animales e indirecto sobre la base de alimentación mayoritaria y –también incambiada– como es el campo natural, particularmente en ovinos donde no pisan un mejoramiento forrajero casi nunca".

Bianchi remarcó, como se citó, que el indicador más importante desde el punto de vista reproductivo es la tasa de procreo.

Dijo que la ganancia diaria y, dependiendo de la categoría, el grado de terminación son igualmente importantes en la velocidad de crecimiento.

Explicó que los kilos en peso vivo o carne –destetados y/o vendidos– por las hembras encarneradas es el mejor indicador de eficiencia de un sistema carnicero.

Debido a eso, "aumentar la cantidad de corderos en 15 puntos porcentuales tiene más impacto que cualquiera otra mejora en la producción con ovinos, independientemente ello del precio de la lana", reflexionó.

El primero de los indicadores señalados, siendo optimista, se mide, pero en muchos casos se mide mal, porque se relacionan los corderos señalados con las ovejas que llegan vivas al momento de la señalada, con lo cual se está midiendo erróneamente y por ende se desconoce con exactitud dicho indicador, indicó.

El segundo indicador, dijo, prácticamente no se considera en los establecimientos del país.

Sobre si se puede y/o se debe medir algo más, respondió: "definitivamente, sí. Son muy pocos los que miden la condición corporal de los vientres para conocer con razonable exactitud qué oveja responderá, por ejemplo, al flushing para determinar a qué cantidad de animales debo suministrar básicamente proteína durante 10 a 15 días en torno al servicio".

"El otro momento en que sí o sí es indispensable pasar los animales por el tubo y repetir la determinación es en gestación avanzada, a los efectos de conocer cuáles son las hembras que responderán a la suplementación, ya sea un mes o una semana antes del parto", añadió.

Por otro lado, advirtió Bianchi, el uso sistemático del macho pintado entre el pecho y el prepucio y cambiando la tierra de colores semanalmente, con la única precaución de que el color siguiente tape al anterior, permite saber con precisión en qué semana parirán nuestras ovejas y así, por ejemplo, hacer un uso racional de un insumo caro como es el suplemento.

Dada la susceptibilidad del cordero recién nacido, la práctica de diseñar encierros caseros para mejorar el contacto de la hembra con la cría y minimizar las chances de mortandad, requiere también saber la semana de parto, explicó.

Obviamente, señaló Bianchi, la cantidad de corderos que está gestando también es importante. Para ello es indispensable el ecógrafo, aunque en ovejas condicionamos su uso a que la expectativa de mellizos sea superior al 10%. De lo contrario, el costo de la ecografía no paga su beneficio y bastaría con usar machos pintados, que es casi gratis.

Además, detalló, "va de suyo la revisación de todos los machos que trabajarán dos meses antes de la encarnerada, ya que un macho con capacidad reproductiva disminuida afectará el resultado de las al menos 30 a 35 hembras que se le destine, con el agravante que podría darse el caso que fuera el dominante e impedir el trabajo de los otros machos".

Respecto a los indicadores de crecimiento, "el uso de la balanza para los corderos resulta evidente, pero con la salvedad que no puede usarse la misma que en vacunos; idéntica salvedad se hace con los embarcaderos, donde son contados los establecimientos que poseen el adecuado para ovinos. Hoy la compra de una balanza para corderos se paga sola.

Paralelamente al uso sistemático (y no sólo al inicio del engorde y al pre-embarque) de la balanza, es muy importante monitorear el grado de engrasamiento (terminación), ya que la condición corporal es un indicador del rendimiento en segunda balanza: a igualdad de otros factores, a mayor condición corporal, mayor rendimiento, hecho más que significativo en un mercado que paga por ello".

"Lo más práctico sería, al momento de la señalada, seleccionar esa muestra de corderos representativa de la población y también monitorear la sanidad, importantísima en ovinos", comentó.

Bianchi explicó que "debería ser rutinaria" la práctica de extraer al menos tres a cuatro pelotitas de heces por animal y enviarlas al laboratorio en tiempo y forma (análisis coprológico) y de hacerlo con al menos 15 a 20 animales, y en lo posible que siempre sean los mismos (con lo cual, llegado el caso y haciéndolo con un intervalo de 8 a 12 días pos dosificación-toma, sirve también para conocer la eficacia de la droga).

Como el dentista, el arquitecto o el escribano

Sobre qué limitantes existen a la hora de poder instrumentar muchos de los manejos expuestos en esta nota, que son aspectos conocidos, pero que no siempre se cumplen, Gianni Bianchi mencionó el valor de contar con un personal debidamente capacitado, complementando eso con herramientas que ayudan al buen trabajo diario, por ejemplo perros de las razas Kelpie o Border Collie entrenados o el uso de cuadriclos que faciliten y economicen tiempo.

También mencionó la presencia sostenida de técnicos trabajando, ya que el ejercicio liberal es escaso en ganadería. "Cuando a cualquiera de nosotros nos duele una muela vamos al dentista, no tratamos de curarla por cuenta propia; si queremos hacer una casa precisamos un arquitecto, si enajenamos un bien necesitamos la intervención de un escribano... ¿por qué razón para manejar bien las vacas y las ovejas no se trabaja con un técnico?", preguntó.

Indicó que "tampoco se puede esgrimir que es caro, la intermediación (necesaria por cierto, pero intermediación al fin) demanda anualmente a los productores el equivalente a varias jornadas técnicas al año. La inversión técnica es la menos costosa de toda la estructura de gastos de un establecimiento comercial".

Noticias Relacionadas