Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Para rendir más

ISUSA y FANAPROQUI lanzaron una nueva línea de fertilizantes, “que es innovadora y adaptada a la agricultura de hoy. Lo que se busca es perfeccionar y llegar a los máximos rindes en un momento, donde no se puede perder un kilo y donde el cultivo tiene que estar preparado para salir adelante en cualquier situación negativa”.

22/10/12

ISUSA y FANAPROQUI lanzaron una nueva línea de fertilizantes, “que es innovadora y adaptada a la agricultura de hoy. Lo que se busca es perfeccionar y llegar a los máximos rindes en un momento, donde no se puede perder un kilo y donde el cultivo tiene que estar preparado para salir adelante en cualquier situación negativa”, dijo a VERDE el Jefe de Ventas de ISUSA, Sergio Suárez-Cibils. Quién subrayó que “no hay recetas mágicas”, y que son fertilizantes de calidad reconocida a nivel internacional.

En pleno proceso de presentación de los fertilizantes foliares y específicos, que completan la línea de fertilizantes tradicionales, Suárez-Cibils indicó que con los fertilizantes foliares se “apunta a recomponer la falta de algunos micronutrientes”. Dentro de la innovación e incorporación de tecnología destacó el Fosfito de Potasio, que incrementa la resistencia de la planta a distintas enfermedades y patógenos, fortalece el tallo y las raíces contra ataques Phytophtora y otros hongos del suelo. Y también se agrega una línea de fertilizantes radiculares, que mejoran “la salida del stress por trasplante”. Está línea fertilizantes líquidos complementan la fertilización tradicional. Se trata de productos de alta calidad fabricados en Uruguay, con materias primas italianas en acuerdo con la firma Novagro y con el respaldo de ISUSA.

Además, ISUSA realizó un acuerdo con Balz Bioenergetic, empresa de origen Suizo, sumando Penergetic K y Penergetic P a su cartera de productos. “Uno es un fertilizante y el otro es un mejorador del suelo en situaciones de rastrojo del cultivo, acelera la descomposición del rastrojo generando una situación mucho más aprovechable para el cultivo de segunda”, resaltó Suárez-Cibils.

Los productos van a ser comercializados y distribuidos por ISUSA, y la red de agentes en todo el país. Suarez-Cibils indicó que “en algunos casos son respuestas a la demanda y otros casos nos estamos adelantando, acercándole soluciones tecnológicas que ya están vigentes en otras partes del mundo y se la estamos trayendo a Uruguay, productos de primera calidad. Cada instancia de intercambio, de saber qué es lo que quiere el productor, es motivo de lanzamiento, de presentar planes que incentiven la inversión del sector”.

Segundo año del SAPI

Actualmente la mayor parte del área se está trabajando en la zafra de verano, principalmente maíz y en menor medida soja, “se alcanzó el área de 6 mil hectáreas del pasado año, y todo indica que serán superadas. Lo que implica que en dos años se hayan sobrepasado las 12.000 hectáreas”, dijo a VERDE la Ing. Valentina Martínez integrante de ISUSA.

Esta herramienta, que han comenzado a utilizar “los productores de punta, es decir, los que van haciendo una agricultura cada vez más precisa, principalmente en la zona del Litoral”, es fundamentalmente una tecnología que implica que el productor “cambie la mentalidad y vea su chacra como diferentes chacras”. En esto, sostiene Martínez, es en donde “hay que trabajar un poco más”. En la actualidad esta herramienta es recibida “muy bien” por el productor, y le parece “muy lógica y hay que utilizarla. Van de a poco adaptándola”, explicó Martínez.

El área de trabajo se distribuye en 26 localidades del país ubicadas en 10 departamentos. El servicio fue contratado hasta ahora por 29 empresas y una gran parte de estas fueron parte del sistema tanto en el primer como en el segundo año. “Eso nos entusiasmó mucho, el ver que la tecnología les parecía válida, que les servía para mejorar sus chacras y volvían a usarla”, explicó, señalando que “en la zafra de verano es cuando más se repitió el área. Veo que están optando por caracterizar de a una chacra, para dentro de unos años tener casi toda el área caracterizada y una vez que tengan mapa de rendimiento volver a utilizar la tecnología SAPI en las chacras caracterizadas anteriormente”.

Si bien en un año no es palpable la mejora en la utilización del fertilizante, lo que se hace es “aplicar mayor cantidad de insumos en las zonas de mayor potencial y en las de menor potencial, reducimos la cantidad. Eso lo sabemos según las capas de información que analizamos, las recorridas de campo y muestreos que hacemos. En la gran mayoría del área que hemos realizado no se ha usado ni más ni menos fertilizante, sino que se ha utilizado la misma cantidad pero distribuida de una forma eficiente. Eso al productor le parece importante, porque ve que con este servicio lo que buscamos es aportarle al agro uruguayo una herramienta para fertilizar en forma más eficiente”.

  • Fuente: Revista Verde

Noticias Relacionadas