Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Recuperación del stock ovino tiene que tener garantías

En los meses de octubre y noviembre del año pasado se realizó una gira por Australia y Nueva Zelanda por parte de productores y técnicos del Centro Tecnológico Ovino de Central Lanera Uruguaya, donde también participaron los jóvenes y el tutor ganador de las Ovínpiadas 2016. El pasado mes de marzo se realizó una jornada en el salón de actos de Calsal, donde se presentó el balance de la gira, los diferentes sistemas de producción, las similitudes y las diferencias con la producción en nuestro país.

17/04/17

En el marco de las presentaciones se mostró la visión de cada perfil productivo, con una Australia más enfocada a la producción de lana pero que en base a cruzamientos con razas carniceras no descuida la producción de carne y una Nueva Zelanda dedicada a la producción de carne ovina de calidad.

Al finalizar la actividad se registró un importante intercambio, entre productores presentes y los participantes de la gira, sobre la diferencias que se pudieron observar. Se resaltó el apoyo desde el Estado en ambos países a la inversión y producción agropecuaria, así como también la seguridad y las certezas en los valores a la hora de la comercialización.

DIFERENCIAS
Juan Grasso, Presidente de Calsal, dialogó con CAMBIO al respecto. "Me pareció interesante de ver que se puede copiar para traer a Uruguay, pero no me parece bueno comparar la producción de Uruguay con la producción australiana o neozelandesa". Para el productor salteño quedó claro que existe "mucha diferencia en estímulos o garantías de producción de parte del Estado" para los productores de ambos países. Sin embargo, remarcó que "en Uruguay que es una aventura producir, por eso apuntamos a distintos rubros y a cantidad de rubros".

Entre las diferencias observadas por Grasso en cuanto a la producción en los países de Oceanía y Uruguay, destacó el nivel en la producción de comida para el ovino. "Acá una inversión en comida es para poco tiempo y allá hablaban de que no saben cuánto tiempo puede durar una pradera, una pradera allá es un seguro de por vida de comida". Al mismo tiempo Rescató como "cosas distintas para copiar el tema las nuevas herramientas".

Grasso dijo que en su caso se encuentra trabajando en obtener en su predio "una mayor alimentación para la oveja de cría y la recría del cordero. El tema es que empraderar solo para la cría de ovejas no es una garantía de que va andar bien, como en el caso de los neozelandeses o australianos que tienen la garantía".

"No es por pesimista sino por una realidad", dijo el productor ovejero. Recordó que en la presentación se consultó a los participantes de la gira "si allá existía la chance de tener un cordero pronto y pasar 60 días sin poder cargarlo". Explicó que en nuestro país cuando "tenés un cordero pronto arriba de una pradera y tenés que esperar 60 días, la pradera se te murió y el cordero no está gordo al momento de poder cargarlo".

Dijo ser muy optimista en cuanto a la recuperación del stock ovino en el país, porque de lo contrario el rubro "va a desaparecer". Explicó que para que exista realmente un crecimiento de la majada nacional "tiene que haber estímulos a la producción y garantías que lo que uno produce vale y en gran parte del año".

Para Grasso no existe una desestacionalidad en el país, porque "uno produce en agosto y no me lo cargan porque por ahí no existe volumen para una faena y también se me queda trancado el cordero". En ese aspecto, a su entender desestimula al productor porque en definitiva termina perdiendo dinero.

PRECIOS
En el caso de la lana Grasso dijo que existen oscilaciones en los precios, "pero son las oscilaciones mundiales. Ahora, una oscilación de bajar el merino de USD 7 a USD 3,5 a muchos merinistas los dejo por el camino y los dejo con la producción de lana".

El productor recordó que hace algunos, "a mí cuando me tocó vivir la zafra de los USD 6,60 que muchos veteranos nos acordamos. En esos años un Congreso Mundial de Merino que se hizo en Salto y decían que de USD 6,00 nunca más iba a bajar la lana merino y al año siguiente se vendió a USD 4,50 y a los dos años se vendió a USD 3. No tenemos una garantía".

En aquel momento Uruguay tenía un stock ovino de más de "20 millones de lanares y sin embargo no se mantuvo la producción. No sé cuáles fueron los motivos, si climáticos, apoyos estatales o garantías de producción, pero los hechos nos llevan a que de grandes valores en tres años se nos vienen al piso y lo que era maravilloso es desastroso".

  • Fuente: diariocambio.com.uy

Noticias Relacionadas