Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

“Hacemos un manejo de pastoreo lo más racional posible”

Opinan los productores

26/07/17

Alfredo Bianco y Cristina Young han formado su familia y dedicado gran parte de su tiempo a la construcción de un sistema ganadero con criterios de sustentabilidad (Establecimiento Piranga), todo desde el corazón de Lavalleja en las proximidades de Pirarajá en la novena sección del departamento. Sobre suelos en su mayoría de Unidad Alférez, los rubros hoy en día son la ganadería vacuna y ovina y algo pequeño de forestación y áreas silvopastoriles.

“En vacunos hacemos cría, entorando las vaquillonas entre 18 y 24 meses y produciendo terneros que son llevados a otro predio, también en la octava sección, donde hacemos invernada de producción propia y comprada”, explica Alfredo.

Según el productor e ingeniero agrónomo, que combina su actividad predial con el asesoramiento privado, las pasturas de su campo son las típicas de la zona, campos bastante buenos donde predomina pastura natural de ciclo estival. Una parte de los campos naturales es promovida mediante Hyperfos (ISUSA); “me resulta práctico de aplicar por el granulado y lo hacemos en dosis moderadas y años alternados buscando mantener un equilibrio en las especies del tapiz”, comenta. El 20% de la superficie es ocupado por rastrojos y algunas praderas que vienen de ciclo agrícola, principalmente en base a festuca, trébol blanco y lotus San Gabriel.

El diseño del predio y el manejo del pastoreo son aspectos a los que la familia Bianco – Young ha prestado especial dedicación: “hacemos un manejo de pastoreo lo más racional posible, entendiendo por racional tratar de conducir los períodos de ocupación y descanso de cada área para permitir la acumulación de forraje y especialmente fortalecer el sistema de raíces”, detalla.

La sistematización del predio con criterios de sustentabilidad, es un tema que Alfredo ha tomado como uno de los pilares de su actividad profesional: “hay un desarrollo largo de diseño del predio que para nosotros es un tema muy importante, ya que en este caso partimos de campos buenos pero sin abrigo y sombra natural y sin aguadas naturales. Fuimos invirtiendo en sombra y abrigo, aguadas y subdivisiones de acuerdo al mejor aprovechamiento de cada sitio”, comenta.

Alfredo explica que en el predio de 273 hectáreas donde se hace la fase de cría cuentan hoy en día con 18 potreros: “tuvimos niveles de empotreramiento mucho más elevados y pasamos a una fase de agricultura en la que se levantaron subdivisiones y ahora estamos en una fase de reconstrucción del sistema ganadero”, expresa. Sobre la etapa agrícola, que fue realizada bajo arrendamiento de terceros, reflexiona que dejó buenos ingresos y algunas pasturas interesantes. Sin embargo, la misma no estaba integrada en un proyecto de largo plazo: “el balance de entrar y salir de un rubro como la agricultura no parecería ser muy positivo cuando esto no forma parte de un proyecto más amplio en el tiempo”, detalla.

De esta forma, la concepción que refuerza Alfredo es la de un predio con muy buen potencial ganadero, que está desarrollado con sombra y subdivisiones, y cuenta con sistemas silvopastoriles de pequeña escala. “Esto me hace pensar que el camino es desarrollar la infraestructura del predio para hacer una ganadería más intensiva, compatible con una buena gestión de los recursos naturales, minimizando los impactos y, a la vez, simplificando el manejo”, comenta.

La familia se propuso hace unos 10 años la meta de avanzar hacia 10% de área forestada en el predio, sobre suelos que no son forestales. “En primer lugar, lo hacemos para mejorar el ambiente para el ganado, y, en segundo lugar, para proveer al predio de leña, tablas, postes y piques; estos dos objetivos ya están cumplidos.
En tercer lugar, apuntamos a obtener algunos productos comercializables, que contribuyan al ingreso del predio, aunque sea una forma menor”, detalla.

Las plantaciones más antiguas ya alcanzan los 30 años, mientras que las que fueron incorporadas con mayores criterios de diseño predial son las incluidas desde hace 8-9 años entre las que se pueden destacar las de álamos. Todos los años se plantan árboles: “este año planté 3.000 eucaliptus, no llegamos al 10% pero ya estamos en 6-7%”, concluye.

  • Fuente: Agrotemario Edición Nº64

Noticias Relacionadas