Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Con carne de calidad se apunta a un nuevo tipo de consumidor: el “flexitarian”

“Uruguay y Escocia tienen muchas cosas en común. La pasión por el futbol, el gusto por la carne y el gusto por el whisky. Nosotros disfrutamos haciéndolo, ustedes tomándolo”, fue la frase con la que Uel Morton rompió el hielo en la conferencia que brindó en la Expo Prado, invitado por el Instituto Nacional de Carnes (INAC).

12/09/17

Morton, quien se desempeñó como director ejecutivo de Quality Meat Scotland (QMS) durante 11 años hasta principios del corriente, no dejó de lado el típico estilo de humor británico durante toda su alocución, seguida atentamente por una nutrida audiencia en el salón Multiespacio de la Expo Prado.

El especialista introdujo un nuevo término: los “flexitarians”, que podría traducirse como “consumidores flexibles”, a quienes definió como las personas que, cuidadosas de su salud, no consumen carnes todos los días, sino que lo hacen una o dos veces por semana. “Pero cuando lo hacen, quieren consumir el mejor producto; a ellos es a quienes apunta QMS con su marca Scotch Beef”, explicó Morton.

Scotch Beef es una marca ampliamente reconocida por los consumidores británicos. “Más de 90% de los consumidores reconocen el logo de Scotch Beef”, dijo Morton. Entre las exigencias de calidad de la marca, por ejemplo, no se admite vender carne de vaca con ese logo.

El Brexit fue un tema recurrente durante la presentación de Morton, seguida desde la audiencia por el embajador británico en Uruguay, Ian Duddy. “La única certeza del Brexit es la incertidumbre”, dijo Morton. Mostró un trabajo realizado por el Instituto Agroalimentario y de Biociencias (AFBI) británico, en el que se manejan tres posibles escenarios de salida del Reino Unido de la UE: un Acuerdo de Libre Comercio con Bruselas, que deje las cosas muy similares a las actualmente vigentes; la imposición por defecto de aranceles como Nación Más Favorecida (MFN); reducción unilateral de aranceles a la importación desde la UE y del resto del mundo.

Para Morton, el primer escenario sería el más beneficioso para el gobierno británico, pero consideró poco probable que sea el que el resto de Europa (en especial Francia y Alemania) quieran transitar. Las variaciones de precios de los productos agropecuarios no serían de más de 3%. Por el contrario, en el escenario de reducción unilateral de aranceles, en el caso concreto de la carne vacuna, el aumento de las importaciones determinaría una caída en el precio de los vacunos de razas carniceras de 45%, con la consecuente reducción de 10% en la producción. Un escenario que no dudó en decir sería “un desastre para los productores” locales. Por último, en el caso que el Reino Unido pasara a tener los aranceles de MFN, en el caso concreto de la carne vacuna, al ser un importador neto del producto, el aumento de las barreras arancelarias determinaría un aumento en el precio de la hacienda de 17%, con el consecuente impacto sobre los precios al consumo.

Consultado por cómo visualiza la irrupción de la carne sintética en el mercado, Morton dijo que se tratará de “un producto diferente” y consideró que “lo crucial será diferenciar el producto para generar lealtad del consumidor y demanda”. Pero agregó que “como industria, nunca debemos ser complacientes de que siempre vamos a tener el mercado. Un nuevo competidor estará entrando al mercado. Hay que tener una marca que la gente busque y confíe, de manera de diferenciar el producto dentro de una amplia gama de ofertas”.

Noticias Relacionadas