Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Buenos rendimientos en cebada en el país pese al exceso de lluvias

El cultivo de cebada en Uruguay persiste en apuesta a crecer y hoy, junto con la colza -oleaginosa- está empujando el área de siembras de invierno, pues el trigo dejó de ser atractivo para muchos productores, ya sea por la baja de precios, como por los problemas que se generaron para venderlo.

10/10/17

El área de cebada depende de las necesidades de las malterías y este año agrícola, Ambev planteó una superficie cercana a las 86.000 hectáreas en la que están participando 500 productores. La compañía está preparando su tradicional “Día de Campo” este martes 10, en Mercedes, que coincide con el comienzo de la cosecha.

No fue un año fácil para un cultivo muy golpeado por el exceso de lluvias. Diego Caponi, gerente agronómico de Maltería Uruguay (Ambev) reconoció al ser entrevistado por diario El País que hubo una buena intensión de siembra, de la mano de una propuesta comercial interesante y debido al éxito que tuvo el cultivo en las zafras agrícolas 2015 y 2016, donde ya se venía creciendo.

“El área de siembra se captó, pero nos complicó un poco la siembra en sí. La intensión estaba, pero tuvimos un mes de mayo muy complicado por las lluvias. Toda la siembra, tanto en el litoral norte como en el sur se dio en junio. Esa fue la ventana de siembra que tuvimos este año”, recordó Caponi.

En años anteriores las siembras comenzaban a partir del 15 de mayo y finalizaban la primera quincena de junio.

“Este año la ventana de siembra fue más chica y por suerte se pudo plantar toda la cebada en junio. La fecha de siembra estuvo bien, pero las posteriores lluvias complicaron la evolución del cultivo”, reconoció el gerente agronómico de Maltería Uruguay.

PROBLEMAS SANITARIOS
El exceso de lluvias trajo consigo problemas sanitarios. “Todo el período de macollaje (desarrollo de hojas), encañazón y ahora que estamos en la etapa de espigazón (formación de espigas), los cultivos tuvieron una presión de enfermedades muy alta por las sucesivas lluvias.

Hubo lluvias casi todas las semanas, días nublados y a eso, para terminar el combo, se agregó una temperatura donde prácticamente no hubo invierno. Eso también ayudó a que la presión de enfermedades sea alta”, explicó el experto.

Caponi aseguró que hay potencial para crecer más. “En lo que respecta a la compañía, la superficie con la que nos mantendríamos cómodos serían 100.000 hectáreas. Esta campaña redujimos un poco el área por la transferencia de volumen de la zafra anterior, que fue muy buena. Un área natural para la compañía serían 100.000 hectáreas en Uruguay”, reconoció el jerarca.

 

  • Fuente: diariocambio.com.uy

Noticias Relacionadas