Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

La producción ovina se abre paso

La apertura de EEUU a la carne ovina con hueso consolida la perspectiva de uno de los negocios más rentables del agro uruguayo; Canadá y México son los próximos desafíos, en tanto China crece

11/11/17

Con el envío de un primer contenedor de carne ovina con hueso a EEUU, el sector ovino uruguayo empezó una nueva era: aquella en la que puede mandar los cortes más valiosos a los mercados más exigentes. La expectativa es que el ingreso a EEUU facilite la apertura de los otros mercados de alto valor: Canadá, México, la Unión Europea (UE) e Israel como las principales metas por venir. Pero en términos del volumen a colocarse en EEUU las expectativas son moderadas.

La novedad llega en un año interesante para la carne ovina. Las exportaciones han logrado crecer y al mismo tiempo se ha visto crecer el stock ovino. Eso sumado a que en esta primavera todo hace suponer que la producción de corderos ha sido abundante. De modo que el crecimiento puede sostenerse.

Por otra parte, el precio del cordero se ha mantenido sensiblemente por encima de los del novillo y más estables. La semana pasada cruzó los US$ 3,50 por kilo, una cotización que no lograba desde 2015 y que además se ha mantenido más estable que la de los vacunos. Es un producto en el que no hay competencia desde Brasil o Argentina, por lo que la perspectiva que se abre parece muy interesante, aunque con un escollo: por ahora solo se puede exportar desde compartimentos.

¿Estará el nuevo mercado y los que vengan detrás disponibles para la generalidad de los productores? ¿O será algo limitado a la experiencia que llevan adelante el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) y Frigorífico San Jacinto?

 

Jorge Bonino Morlan, consultor privado, representante de Uruguay ante la OIE, asesor del SUL y quien ha estado en el desarrollo del compartimento ovino desde sus inicios, entiende que existe la posibilidad de que en un futuro el SUL pueda acreditar empresas para lograr disminuir costos y mejorar la eficiencia. "La idea es seguir con cautela, cumplir las fases y si funciona está todo instrumentado y proyectado para que pueda ser extrapolable a más productores".

Un ejemplo de esto es el segundo compartimento, en marcha entre el Instituto Nacional de Colonización (INC), la Asociación Rural de Reboledo y el Movimiento de la Juventud Agraria, que nuclea colonos y pequeños productores. Pero está contemplado también para empresas únicas y productores en general, siempre y cuando se cumpla con las normas de alta bioseguridad y protocolos. El producto siempre va a estar auditado por los servicios oficiales. Y por ahora no aparecen planes de más compartimentos.

Tras el ingreso al compartimento del SUL alrededor de 500 animales se espera que unos 1.500 estarían prontos para enero de 2018 en el segundo compartimento en la zona de San Gabriel (rutas 6 y 56).

Aunque por ahora no habrá una expansión veloz en ovinos compartimentalizados, el sistema de generar islas libres de inocuidad sanitaria también está siendo explorado por quienes exportan genética con la finalidad de generar zonas "liberadas", como si fueran libres de fiebre aftosa sin vacunación. Con el objetivo en primera instancia de enviar semen, luego embriones y en un futuro ganado en pie.

 

El mercado abierto para la carne ovina tuvo su debut el viernes 27 de octubre con un primer envío de 11 toneladas de carne ovina con hueso –las clásicas costillas con hueso, el french rack– (ver El Observador Agropecuario del 3 de noviembre). Proveniente del compartimento ovino de alta bioseguridad del SUL, arribará el próximo 20 de noviembre a EEU.

El Frigorífico San Jacinto realizó la faena de 1.500 corderos, de los cuales 1.000 fueron enviados como carcasas enteras y en cortes a Filadelfia, pesaron en promedio 38 kilos, y 17,5 kilos de carcasa. Los 500 restantes fueron faenados por cuadrillas kosher, pesaron en promedio 45,4 kilos y 20,5 kilos a la carne promedio, y se enviaron a Nueva York.

Hacia otros mercados

Jorge Dimu, operador del mercado internacional de carnes, entrevistado por Tiempo de Cambio, de radio Rural, explicó que "el french rack es un corte muy especial, apreciado en muchos restaurantes del mundo y es el producto con el que Uruguay compite, con una excelente calidad, similar a la de Nueva Zelanda. Se compone de siete u ocho costillas en el espinazo, salen dos por cada animal. En animales que pesen entre 20 y 13 kilos, EEUU paga entre US$ 8 y US$ 10 más que Brasil".

"La demanda de carne ovina con hueso por EEUU no es grande y competimos con Nueva Zelanda y Australia. Pero lo más importante no es la cantidad, sino haber conseguido ese estatus, un "trampolín" a otros mercados como México, Canadá, la UE, y un mercado muy importante que es Israel".

"Canadá prácticamente es un hecho. Interesa mucho México y otros países. Esto se puede realizar porque Uruguay tiene un status sanitario reconocido a nivel internacional", dijo Bonino.

Para el presidente del San Jacinto, Gastón Scayola, la habilitación de EEUU es una "carta de recomendación" para conquistar el mercado mexicano –con conversaciones adelantadas– y que permitiría además "golpear la puerta de Europa".

"Europa es más complicado, es un proceso más difícil. La discusión fuerte es la vinculada al tratado de libre comercio con el Mercosur. No podemos hacernos expectativas demasiado rápidas", apuntó sobre ese destino.

Las exportaciones de carne ovina en los primeros 10 meses de este año crecieron 30% en volumen y en valor. Los principales compradores son, en orden de importancia, Brasil, China y UE, que concentran 82% del total exportado, según datos publicados por el Instituto Nacional de Carnes (INAC). El total facturado fue de US$ 43 millones, US$ 10 millones más que en igual período de 2016.

Las exportaciones a China en lo que va del año crecieron 60% en volumen y 120% en valor, en comparación con el mismo período de 2016, al llegar a las 2.510 toneladas de peso canal y US$ 6,626 millones, respectivamente. Le exportamos más a China en volumen que a la UE, pero a menores precios.

Dimu prevé que China va a ser un gran comprador de carne ovina uruguaya superando a Brasil. "China compra carcasas y cortes, y en algún momento se envió french rack. Ya hay muchas empresas que están yendo a China y por eso se ve esta demanda importante de corderos. Esto es el comienzo de algo que debe persistir".

A pesar de las disminuciones en las exportaciones a Brasil, este continúa siendo el principal destino de carne ovina uruguaya, tanto en volumen como en valor. En lo que va del año al 28 de octubre se exportaron 4.412 toneladas con ingresos por US$ 23,29 millones, 8% y3% menos, respectivamente, que en el mismo período del año anterior. Las colocaciones a Europa aumentaron 14% en volumen y 17% en valor.

 

Por otra parte, EEUU importó entre enero y agosto de 2017, 140.539 toneladas de carne ovina peso carcasa, 8% por encima que las 130.537 toneladas del mismo período del año anterior, según datos del Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, por su sigla en inglés). Nueva Zelanda y Australia dominan los envíos.

El camino para que la carne ovina pueda exportarse con hueso es largo y trabajoso. Pero suma una señal favorable a la del precio de exportación, que se sostiene estable en el entorno de US$ 4.100 la tonelada y al del precio de los propios corderos, que se ubica en el nivel más alto desde 2015.

Posibilidades de año bisagra

No es frecuente que en un mismo año suba la faena, el stock y el precio de los ovinos. Pero ese parece será el balance de 2017. Es un avance modesto, ya que la faena en lo que va del año sube 8%, el stock creció en 100 mil animales y los precios no han dado un salto espectacular. Pero la estabilidad también es un valor y se consolida con cada nuevo mercado.

Los corderos cotizan por encima de US$ 3,50 por kilo por primera vez desde 2015 y no han cotizado por debajo de los US$ 3,10 en lo que va de esta década.

En un momento en el que tanto el trigo como el arroz pasan por momentos complicados, la complementariedad de la actividad ovina con la agricultura puede ser muy valiosa y, tras lo que puede considerarse una buena señalada, es factible que el stock crezca en 2018 por segundo año consecutivo. Si el combate a los predadores y al abigeato da algún resultado, puede sostenerse el crecimiento de uno de los pocos rubros rentables y de riesgo comercial escaso.

  • Fuente: Por Balasina y Asociados Especial para El Observador

Noticias Relacionadas