Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

La cuenta de los cultivos de invierno no cierra por ningún lado

La realidad empieza a demostrar que ni rendimientos ni calidad se hicieron presentes en esta campaña de cultivos de invierno. El gerente técnico de la Unión Rural de Flores (URF), Álvaro Núñez, calificó de “mala” la cosecha, “por más que en algunas charcas la situación puede ser puntualmente distinta”.

06/12/17

 Álvaro Núñez, dijo que, en general, el panorama “no es para nada alentador” en la zona centro,  donde están ubicadas las chacras de los los productores que trabajan con la URF.

Indicó que el factor determinante fue, sin dudas, el clima, que en ningún momento favoreció a  los cultivos, con excesos de lluvias, días de altas temperatura y días donde la luminosidad fue escasa. “Todo complotó para que hoy se tenga un resultado negativo en buena parte de los cultivos invernales”, señaló.

En el caso de la cosecha de la colza, dijo que está  “casi” terminada, y que el resultado es muy dispar, aunque en la mayoría de los casos fue “malo”, con chacras que se perdieron y otras con rindes de no más 700 a 1000 kilos por hectárea.

Este técnico comentó a TodoElCampo que comenzó a “entrar” un trigo que se sembró en “pre cosecha de soja”, y que estuvo expuesto a todo tipo de situaciones negativas que generaron malos resultados tanto en cantidad como en calidad, que no llego a ser industrial y donde  más largo fue el ciclo “más problemas tuvo”.

Luego, ya desde la pasada semana, comenzó a llegar trigo sembrado “en tiempo y forma”, pero sobre los cuales todavía  URF no tiene muchos datos por mas “que parece tener mejor calidad”, especuló Núñez.

En el caso de la  cebada, dijo que este cultivo comenzó a cosecharse en la última semana de noviembre producto de los días fríos que demoraron la maduración, pero calificó el  panorama como “feo”,  porque, según dijo,  el calibre no es bueno. Explicó que “cuando se hace el contrato con la maltería se especifica determinada calidad para que el grano pueda ser malteado,  y que en la zona de influencia de la URF prácticamente no se pudo cumplir. Eso determinó que se le deba dar un destino forrajero al producto.

Núñez indicó que de todas formas hay productores que tenían previsto vender su cebada a U$S 210 la tonelada porque la referencia es el precio del trigo en Chicago, pero que no pudieron cumplir y “perdieron el negocio”.  Señaló que el rendimiento de la cebada se maneja entre los 1.000 a 1.500 kg por hectárea, con alguna excepción en la zona que se ubica por encima de los 2.000 kg. “En la mayoría de los casos no van a poder ni siquiera cubrir los costos”, y agregó  además hubo un perjuicio adicional para aquellas chacras donde las plantas no lograron un buen desarrollo, debido a que” la luz” generó un mayor enmalezamiento.

El gerente técnico de la URF enfatizó en que “los números no cierran, sobre todo porque en la mayoría de los cultivos de invierno abría que sacar por lo menos unos 3000 kilos para empatar y con suerte de saca la mitad. Fue un año donde se le agregó extra más 3oo kilos de urea por hectárea, donde se utilizó mucho fungicida para controlar la parte sanitaria, entonces “súmale los pésimos rindes, entonces la cuenta no cierra por ningún lado”.

Álvaro Núñez destacó que “un par” de productores plantaron Carinata como doble cultivo en la rotación anual, pero dijo que este está “muy atado, hasta el momento, a un negocio puntual de la empresa UPM”. De todas maneras dijo que es es un cultivo “auspicioso”, ya que tiene menos desgrane que la colza y “pinta de que rinde un poco más”. El cultivo de Carinata produce aceite no comestible apto para la producción de biocombustibles y proteínas para la alimentación animal.

CULTIVOS DE VERANO

Respecto a los cultivos de verano, y puntualmente la soja, indicó que buena parte de la siembra de primera ya está hecha y nacida con buen estado y desarrollo. Dijo que hay demoras en la siembra de segunda, sobre todo por la falta de lluvias en las últimas semanas. “Si no llueve, lo que se puede complicar es en cumplir con el área prevista”, señaló.  El área de primera se estima que cerrada la siembra estará en un 70 % y el resto de segunda.

En cuanto al sorgo y el maíz comentó que su área ha ido disminuyendo. En el maíz la lagarta cogollera está haciendo “bastante daño” en forma temprana, y que algunos eventos transgénicos resistentes han ido perdiendo esa condición. El insecto “se mete” dentro de la planta, lo que dificulta el trabajo para combatirla.

Desde la visión de Núñez, los productores, en general,  no tuvieron que recurrir al endeudamiento para sembrar cultivos de verano y la mayoría tiene “números correctos”, sin necesidad de cerrar ventas a futuro. “Hasta que no tengan un  panorama más claro el tipo de cultivo que  van a tener, no venden y esperan”.

 

  • Fuente: todoelcampo.com.uy

Noticias Relacionadas