Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

“El factor de producción determinante en Uruguay es el agua”

Opinan los productores

18/01/18

 El Ing. Agr. Rafael Marín es productor agrícola de los departamentos de San José y Florida. Desarrolla un esquema de agricultura continua, con rotaciones que permitan incorporar la mayor cantidad de cultivos que se pueda en el periodo de la misma. “La rotación es de cuatro años, incluye maíz, canola, soja, cebada y trigo, y dependiendo de los campos y del precio de los cultivos de invierno, se hace un verdeo en el último invierno”, explicó el profesional. “Con las exigencias de los planes de uso en nuestra zona, haciendo trigo-soja, no hay problema”.

El verdeo es de trigo, que se siembra al voleo antes de que voltee la hoja de la soja, lo que permite cubrir el suelo y poder quemar un volumen no tan grande para sembrar maíz en agosto-setiembre. El rastrojo no se saca nunca, ni se come, ni se ensila, ni se enfarda. Lo único que se cosecha es el grano. Por lo tanto, los nutrientes que extrae el cultivo quedan disponibles para el próximo.

Se realiza una reposición de nutrientes considerando altos rendimientos, tratando de mantener sus niveles. Los parámetros que se utilizan son: 5.000 kg/ha de trigo y cebada, 2.000 kg/ha de colza, 8.000 kg/ha de maíz y 3.500 kg/ha de soja. Dado que los rendimientos generalmente están por debajo de estos valores (el año 2017 no fue el caso), esta estrategia permite reponer nutrientes por demás de lo extraído.

Marín explicó que en promedio se agregan 300 kg/ha de Super fosfato de Calcio 0-18/20-0+12 S que permite cubrir Fósforo y Azufre. Se utiliza el producto de ISUSA que básicamente es el único en el mercado que se puede usar para aplicar en la línea con las arañas, por la calidad de poco polvo. Se agregan también 130 kg/ha de Cloruro de Potasio; con respecto al Nitrógeno, siempre se mide antes de agregar, pero el valor está entre 160-200 unidades de N, dependiendo de los niveles del nutriente en suelo, planta y estimación de cosecha.

Marín es un convencido que la agricultura a nivel mundial tuvo un punto de inflexión a partir del ejercicio 2004/05, que vino para quedarse de la mano del mayor y creciente consumo asiático, sobre todo chino. “Si bien vamos a seguir apostando e invirtiendo, identifico en nuestro país tres problemas que afectan muchísimo al sistema productivo: costo de combustible, costo de energía, y el protocolo de exportación de soja. Todo esto dejando de lado el clima uruguayo, que es lo más peligroso para producir por lo errático. El agua determina todo, lógicamente que manejo hay que tener porque si no te come la lagarta, la chinche o las malezas, pero es el factor número uno que determina el rendimiento y el margen económico”, comenta.

Para Marín, el elevado costo del combustible, además de afectar las labores productivas, termina por determinar las zonas en donde se realiza agricultura, por el efecto que tiene sobre el precio del flete. “Soja se puede plantar en todo el país por los rendimientos que se obtienen, pero obviamente plantar en Vichadero o Río Branco termina siendo inviable por el precio del flete”, explicó. Desde su punto de vista, actualmente el costo energético no per- mite incorporar riego al sistema.

  • Fuente: Agrotemario edición Nº65 - Rafael Marín

Noticias Relacionadas