Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

El efecto de las pasturas sobre Los cultivos es claro

“Hay dos escenarios claros a futuro: uno bajo la agricultura que se realiza en campos propios y otro —muy distinto— en la agricultura que se realiza en tierra arrendada”, donde la gran diferencia está dada por la posi- bilidad de incorporar pasturas, cuyo efecto benéfico sobre el cuidado del recurso suelo y en los rendimien- tos de los cultivos posteriores es claro. En diálogo con el asesor Néstor Leguísamo, referente del corazón agrícola, Agrotemario se enfoca en la problemática de los sistemas agrícolas actuales de punta.

26/01/18

¿Qué características tienen los establecimientos que asesora?

Los establecimientos que asesoro (Soriano, Río Negro, Colonia) en su inmensa mayoría son muy similares: son agrícola-ganaderos, con campo propio y algo de arrendamiento —aunque hay también alguno con toda el área bajo arrendamiento y otros solamente campo propio—, donde varía la forma de la ganadería, dado que algunos suplementan, otros tienen corrales, hay otro que tiene tambo. Varias de las empresas que asesoro están en el mismo grupo CREA que integramos con la familia particularmente, que es el CREA Cololó. En todos estos establecimientos lo que destaco es que fueron entrando de a poco las praderas cortas, en las situaciones de campo propio, para aflojar potreros que venían de hace muchos años con agricultura continua.

¿Cómo ve esta incorporación de pasturas a situaciones de años y años de agricultura continua?

Muy bien, viene con buen suceso, se nota en la mejora de rendimiento, además de mejorar la estructura física del suelo y de cortar por dos años el uso de herbicidas que se van acumulando en el suelo. Las praderas cortas son una alternativa para no realizar tanta soja seguida, y permiten no hacer un sorgo —que muchas veces la rentabilidad es baja o nula— o un maíz cultivo con mayor riesgo. Generalmente se hace un par de años de pradera corta de trébol rojo con cebadilla por ejemplo, también las hay de trébol rojo y festuca o cebadilla y lotus entrando luego con una soja 1°. Se siembran atrás de una soja 1a o 2da, se utilizan durante el siguiente año y se queman a un poco más de dos años de sembradas pa- sando a una soja 1a.

¿Qué participación tiene la ganadería en las situaciones que asesora?

Si bien la zona es agrícola, siempre hay 30- 40% de los campos que no lo son por más que se quiera (montes, desperdicios, suelos no agrícolas, etc.). La ganadería siempre estuvo presente, si bien en el momento fuerte de la agricultura fue restringida a la zona donde se podía revolver. Últimamente con el tema de los Planes de Uso, que han servido para que los suelos tengan cobertura, la ganadería ha entrado porque además ha descendido mucho la agricultura de invierno. El aprovechamiento de las coberturas por la ganadería es relativo, hay gente que las utiliza poco para cuidar el suelo y otros que ya la incluyen casi dentro de la presupuestación forrajera.

¿Cuáles son las principales perspectivas que observa a futuro en el sector agrícola del país?

Pienso que se va agravando el hecho de que la tierra arrendada se ve obligada a ir de soja en soja, con una cobertura o cultivo en invierno, mientras que en los campos propios se van incorporando pasturas, mejorando los rendimientos de los cultivos en dos años. No sé dónde vamos a terminar con los campos arrendados, dado que los números dan muy justos, no se puede rotar rentablemente, los rendimientos caen y los dueños no están ni cerca de hablar sobre bajar la renta, dado que también les ha descendido, porque si bien la mayoría está fijada en kilogramos, los precios de los granos bajaron.

Por otra parte el cultivo que está bancando todo es la soja, a pesar de que hoy en día tiene menos rentabilidad, pero todavía tiene números positivos. El invierno tiene números muy ajustados y ha disminuido mucho el área. En cuanto al maíz, hay algunas empresas que lo hacen, y lo utilizan para feedlot, tambo o para rotar en las zonas donde hay mejores suelos.

Con respecto al ejercicio anterior, recién hicimos el cierre con el grupo CREA y fue un año muy bueno productivamente: tuvimos una producción de carne mejor que la de otros años, el invierno anduvo muy bien y fue el mejor año de toda la serie histórica de la soja. Así todo, no queda un gran margen, salvo en algunas empresas que tienen menos gastos. Si bien no hay una sola causa que genere esto, todo parece juntarse en contra: los precios de los commodities, el costo país...y se empieza a asemejar a la década de los 90.

 

  • Fuente: Agrotemario edición Nº65 - ING. AGR. NÉSTOR LEGUÍSAMO

Noticias Relacionadas