Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

La insoportable levedad del dólar

El dólar avanzó fuerte en la región y lo hizo también en Uruguay, en una tendencia indispensable para quitar a todo el aparato productivo de una situación acuciante de costos internos expresados en pesos constantes.

05/05/18

El dólar subió durante seis días consecutivos para alcanzar los $ 29,146, nivel al que no había llegado en lo que va de 2018 y que cerró ayer jueves. Además, hay que remontarse hasta el 23 de noviembre del año pasado para ver una cotización más alta de la divisa estadounidense en la plaza local. Nada para echar campanas al vuelo, por cierto, ya que continúa en niveles mínimos y, si se lo compara con la evolución de las demás monedas regionales, su pérdida de valor ha sido proporcionalmente mayor, con el dólar en Brasil a R$ 3,53 y en Argentina superando los $ 23.

La situación de todo el sector productivo es acuciante. El poder de compra del dólar —moneda en que se comercializa la amplísima mayoría de lo que vende el sector agropecuario— está en los mínimos de lo que va de la década, solo comparable con el piso del primer semestre de 2013, cuando cotizaba a $ 19. El poder de compra de la moneda estadounidense en Uruguay es 22% inferior al que tenía a principios de la década (enero de 2011), cuando cotizaba a $ 19,87. La razón, el aumento nominal del valor de la divisa es muy inferior al del promedio de los precios en el país, medidos en el Índice de Precios al Consumo.

Esta es la principal explicación del ánimo que se observa en el sector productivo. Si se mira la evolución de los principales precios sectoriales, no son nada malos. El novillo gordo cotiza por encima de US$ 3,30 el kilo carcasa, el ternero no baja de $ 2,15 el kilo en pie, la leche se mantiene por encima de US$ 0,35 el litro y la soja está muy cerca de US$ 400 por tonelada. Nada como para echar campanas al viento, pero sin dudas en todos los casos nítidamente por encima de los pisos de uno o dos años atrás.

El problema es cuando esos dólares se cambian a pesos, donde cada vez rinden menos.

El precio de la divisa muestra tímidas señales de recuperación directamente relacionadas a la evolución que está teniendo en el mercado internacional. Respecto a una canasta de otras seis principales monedas, cotiza en máximos de cuatro meses. Si la tendencia no se consolida, el sector se seguirá ahogando en un contexto internacional que no es malo, pero que es eclipsado por uno local que no le da tregua.

Noticias Relacionadas