Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

“Apostamos a una alta producción por hectárea”

Opinan los productores

11/05/18

La familia Morales – Rodríguez es productora lechera en la Colonia Alonso Montaño, ubicada sobre carretera a Kiyú, en el departamento de San José).
“Nos basamos en un sistema pastoril con riego estratégico”, explica a modo de introducción en su diálogo con Agrotemario.
El tambo comenzó con su padre y fue creciendo junto a la familia, por lo que hoy en día los requerimientos son mayores. La familia se compone de Osvaldo, su señora Fanny y sus dos hijos: Karen y Luciano.

“Al quedarme con mi padre hubo que agrandar, porque fuimos dos familias. Y ahora nuevamente, ya que mis hijos están estudiando, entonces hay que agrandar para que ellos puedan estudiar y mejor calidad de vida de todos”, comenta.
Osvaldo considera que su sistema se encuentra estabilizado y desde la base pastoril únicamente complementan con algunas reservas estratégicas de fardos producidos en el propio predio y con suplementación en la sala, que no supera los 3 kg de ración por animal y por día.
“Este manejo basado en pasto lo hacemos por ahorro, apostando a la producción por hectárea, con alta carga y una menor producción por vaca. Apuntamos a producir entre 17 y 20 litros por vaca, es decir que no pretendemos una alta producción individual sino por hectárea, con ganado Holando chico y Jersey”, detalla.
En la actualidad su rodeo se compone en partes iguales por ganado de estas dos razas, se insemina y se dispone de toros Jersey para repaso. Lo que se busca de esta forma es capitalizar la grasa y proteína que brinda el Jersey, complementado por un ganado Holando de menor tamaño que lo habitual que también contribuye en estos atributos.
En su secuencia forrajera se incluyen raigrás, sudan, sorgo, alfalfa, festuca, achicoria y cebadilla. Las praderas tienen una duración de entre tres y cuatro años, llegando a cinco en algunos casos.
El predio cuenta con un sistema de riego desde 2008: “empezamos con aspersores y ahora estamos usando cañón como forma de que nos insuma menos trabajo. Regamos cultivos de verano, praderas, raigrás, según cómo venga cada estación, incluso en otoño. Si bien estamos convencidos que debemos crecer más en área de riego, por el momento es una ayuda fundamental usándolo estratégicamente.
El planteo en el mediano plazo es contar con un cañón más grande y un nuevo pozo”, explica.
Osvaldo integra el grupo Agua y Leche, el cual lo ha influido en su determinación de producir en base a pasto desde hace unos cuatro años, alcanzando siempre resultados satisfactorios. Según comenta, si bien anteriormente era menor la cantidad de tamberos en su zona con este enfoque de trabajo, en la actualidad la adhesión ha aumentado principalmente debido a un tema de costos.
El tambo cuenta con un empleado, en tanto el resto del trabajo es realizado por la propia familia. “Trabajamos mi señora, mis hijos y yo. Mi hija lleva la contabilidad y se prepara para cursar Facultad de Agronomía, mientras que mi hijo cursa cuarto año de la Escuela Agraria de Raigón”, concluye.

  • Fuente: Agrotemario Edición Nº66

Noticias Relacionadas