Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

“El lanar se integra como un componente más del sistema de producción”

Opinan los productores

15/05/18

El Ing. Agr. Andrés Peñagaricano es desde hace 14 años parte del equipo de producción de un establecimiento ganadero puro de la zona de Talita, Florida. En diálogo con Agrotemario, comenta las singularidades de una empresa que tiene como particularidad la venta en los dos semestres del año, ya que durante el primero se venden los novillos de reposición para la cuota europea 481 y la producción ovina, mientras que durante el segundo se embarcan las vacas gordas.

“Luego de la seca de 2008, la empresa se reestructuró. Antes se realizaba ciclo completo con venta de novillo gordo, pero a partir de ese año se mejoró la recría para vender novillos para feedlot, mejorando el valor por kilogramo producido. Lo que sucedió en la medida que se fue intensificando la base forrajera fue que el novillo cuota se vendía en otoño e invierno, y quedaba el sistema falto de carga en la primavera, momento de mayor oferta forrajera. Por esta razón empezamos a incorporar la vaca de invernada sobre fin de otoño-principio de invierno, para utilizar el forraje de calidad de primavera y vender vacas gordas antes del verano. Por ende, es un ciclo completo abierto, con venta de novillo para cuota y vaca gorda (previo compra de vaca de invernada)”, explica.

El establecimiento también realiza producción ovina y ciclo completo con venta de corderos pesados. Para Peñagaricano el lanar se integra como un componente más del sistema de producción, generando ingresos, disminuyendo costos de estructura y generando recursos para el sistema (por ejemplo en el campo no hay senecio, muy poca maleza, se puede usar leguminosas por los ovinos para evitar problemas de meteorismo, etc.). La producción de corderos pesados sale en la primera parte del año, complementando la venta de vacunos que sale fuertemente en la segunda parte del año. Este esquema de venta en momentos distintos ayuda mucho al flujo de caja, en un sistema que involucra dos predios, uno en propiedad y otro en arrendamiento, repartiéndose 50-50 el área.

“Se inseminan las vaquillonas a los dos años y algunos lotes de vacas multíparas, con posterior repaso de toros. Se realiza destete precoz sobre todo en las vacas primíparas, siempre y cuando el estado lo amerite, y ocasionalmente en algún año de crisis forrajera en las vacas multíparas. Siempre se procura preñar la vaca con el ternero al pie, y en ese sentido la inseminación a tiempo fijo es una herramienta más del paquete reproductivo”, detalla.

En el caso de los machos, luego del primer invierno pasan la primavera sobre pasturas sembradas y en verano parte sobre sorgo forrajero, para volver a pasturas y verdeos en otoño. Peñagaricano explica que en la medida que van llegando a los 400 kg los novillos se van yendo, prácticamente con un año y medio. La idea es sacar el novillo cuota desde el otoño hasta la primavera, momento en que se va el último de la cola antes de que vengan las vaquillonas para ser inseminadas.

Consultado por Agrotemario acerca de las vacas de invernada que ingresan al sistema, el productor comenta que se buscan vacas con buenas condiciones carniceras, con carcasas que logren valorizar la vaca. “La distancia importa y el valor de compra incide muchísimo. Este es un punto importante, dado que la empresa pasó de sólo vender, a también comprar para luego vender, e ingresa un número importante de vacas para aprovechar la producción de forraje primaveral”, concluye.

  • Fuente: Agrotemario Edición Nº66

Noticias Relacionadas