Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Es inaudito

"Mientras no se reconozca que estamos mal, será difícil comenzar a construir las soluciones"

16/06/18

Según el diccionario, inaudito es aquello que causa asombro, sorpresa y extrañeza. Algo que no puede admitirse o tolerarse, y merece ser rechazado.

"Es inaudito", fue lo que pensaron muchos uruguayos que viven momentos complicados al escuchar la propuesta de aumentar impuestos para recaudar más fondos para un Estado insaciable en su gasto.

Inaudito es que todavía haya quienes piensan que hay margen para colocar sobre las espaldas de los uruguayos más impuestos, sin aliviarle algo de la pesada carga que ya le significan los impuestos actuales, más los pseudoimpuestos, que son las tarifas y los precios de los combustibles.

Peor aún, estos uruguayos nos sentimos menospreciados en nuestra intelectualidad, cuando los argumentos en que se basan para hacer semejante propuesta son falsedades y/o verdades a medias.

En el agro se refirió a corregir exoneraciones, y es verdad que las hay para corregir, como por ejemplo la que goza una multinacional gracias a un convenio firmado con el gobierno, por el que no paga Impuesto al Patrimonio por las más de 200 mil hectáreas que posee.

De todas formas, el camino de aumentar los impuestos fijos a la tierra es absolutamente inadecuado para fomentar la producción que en ella se realice. Por lo que este es un impuesto que debería ser derogado.
Antes de pensar en darles más fondos a un Estado que todos los años gasta más y peor, ¿no debería plantearse la mejora de los servicios que se le brindan a la población?

Según el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), instituto dirigido por el economista Ernesto Talvi, si lográramos corregir las ineficiencias que existen en el manejo de los fondos públicos lograríamos ahorrar más de US$ 2.000 millones al año, lo que daría casi para cubrir el actual déficit fiscal.

El camino entonces debería ser mejorar la eficiencia en el uso de los fondos públicos, para proveer mejores servicios y bienes a precios competitivos para todos los uruguayos. ¿Por qué quienes plantean aumentar los impuestos no plantean este camino?

Es inaudito que habiendo monopolios en ciertos servicios como Ancap, UTE y OSE los mismos sean utilizados con fines recaudatorios y no para el principal fin para el que fueron creados, que es garantizarle a los ciudadanos un servicio de calidad a precios accesibles.

¿Por qué no repetir exitosas reconversiones de antiguos monopolios estatales, como las realizadas en el correo y en la comunicación celular?

Es inaudito que a pesar del altísimo nivel de deuda pública actual, provocado por un continuo déficit fiscal, se siga proponiendo aumentos de gastos para el Estado sin su ingreso compensador.

Se habla de un aumento de US$ 150 millones para esta rendición de cuentas, y se lo refiere como si fuera una cifra menor. Si esa cifra es menor cómo se debería considerar los US$ 7 millones que al decir del gobierno sería la renuncia fiscal por las medidas tomadas para el agro, un sector que genera más de US$ 4.000 millones al año de ingresos genuinos para todos los uruguayos.

Desde hace ya demasiado tiempo, el déficit fiscal ha sido básicamente cubierto con deuda pública. Lamentablemente el nivel de la misma actualmente es de los más altos de Latinoamérica, y ya supera el 70 % del PBI, el cual es considerado como un límite a partir del cual el Grado Inversor se pone en riesgo.
¿Cómo y quiénes se encargarán de pagar estas deudas? Obviamente no serán los que hoy nos comprometen a hacerlo.

Es inaudito que de parte del gobierno se siga minimizando la gravedad de las consecuencias provocadas por la sequía.'

Por último, es inaudito e inaceptable que una minoría desde el plenario del partido de gobierno, que no fue electa por el pueblo, condicione decisiones de un gobierno que sí cuenta con la autoridad dada por las urnas.

Reflexionemos. Somos pocos y podemos hacerlo. Tenemos un país con un hermoso potencial, que no dudamos puede, en el marco de nuestras diferencias, brindarnos las condiciones para ser felices. Hoy las trabas para lograrlo están entre nosotros, no afuera. Hagámoslo. Evitemos la división y sumemos esfuerzos atras de la más linda de todas, ¡la celeste!

  • Fuente: elobservador.com.uy

Noticias Relacionadas