Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Bajó la cantidad de focos de sarna ovina en el país

Interinstitucionalidad del rubro promueve la capacitación sobre el parásito de la piel a modo de prevención

27/09/18

Según datos de la Dirección General de los Servicios Ganaderos (DGSG), del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP), serían 98 los focos activos de sarna ovina en el país en lo que va de este 2018. En el 2016 eran de 157 y en el 2017 pasaron a ser 105. Los departamentos más afectados son Salto con 41 focos, Artigas con 21 y Paysandú con 15.

En la tarde de este miércoles se llevó a cabo en el MGAP una conferencia acerca de la situación sanitaria sobre sarna ovina en Uruguay, a cargo del director de Sanidad Animal, Carlos Fuellis.

“Queremos fomentar la notificación, el aviso. Como en cualquier tema sanitario, cuanto antes estemos enterados de la situación es más fácil  arreglarlo”, expresó Fuellis.

En tanto, señaló que es “muy difícil” detectar la sarna en una majada que no ha terminado de curarse. Apuntó que quieren evitar este tipo de contagios, ya sea por irresponsabilidad del productor o falta de información.

En este sentido, se promueve la Conhasa, una propuesta de integración de grupo de trabajo interinstitucional con actividades de comunicación, capacitación e investigación. Actualmente el organismo es integrado por la DGSG, el Secretariado Uruguayo de la Lana, el Instituto Plan Agropecuario, el Ministerio del Interior, la Facultad de Veterinaria, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, la Dirección General de Desarrollo Rural y las Mesas de Desarrollo.

 

Fuellis declaró que el ovino, por la capacidad de productividad que tiene –en términos físicos y económicos–, “merece una especial atención”.

“No se trata de que estemos frente a un problema porque siempre lo estamos, con la sarna ovina también. Lo que sí hay una mirada diferente y dedicada que es acompañada por la interinstitucionalidad ovina, como sucede en otra situación, por ejemplo, con la garrapata. Pretendemos llevar a la práctica ese modelo y construir un ámbito de confianza, de trabajo y un mensaje que le llegue a los productores como forma de minimizar la presencia de ésta o de otra parasitosis”, explicó.

La sarna ovina es un parásito de la piel que se aloja en la lana, de tamaño diminuto (la cabeza tiene el tamaño de un  alfiler), de color blanco y que permanece siempre en el animal. Es una enfermedad muy contagiosa y que se evidencia en el invierno.

El parásito determina complicaciones a nivel económico, ya que causa una disminución en la producción del ovino, además de que el estrés genera la pérdida de peso, así como también la mortandad de los corderos.

Un punto no menor de la enfermedad es que disminuye la calidad de la lana afectando, por ejemplo, que no pueda ser catalogada como grifa verde.

Según la reglamentación vigente, la sarna ovina está declarada plaga nacional y su combate y denuncia son de carácter obligatorio.

Para prevenir o detectar la sarna se puede rastrear en los predios de la zona y establecer un diagnóstico de la situación, como por ejemplo, con saneamientos individuales o coordinados, o mediante la creación de zonas de saneamientos.

Finalmente, Fuellis informó que la sarna ovina es “más fácil” de enfrentar que otras parasitosis. Con las herramientas disponibles que hay (tratamientos insecticidas y baños de inmersión) es posible resolverla “rápidamente”.

  • Fuente: elobservador.com.uy

Noticias Relacionadas