Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Una primavera récord inyecta ánimo en los tambos

Una excelente oferta forrajera trae alivio al sector lechero y puede permitir la mayor producción de la historia en octubre

15/10/18

La producción de leche en setiembre dio una sorpresa favorable,  aumentó casi 15% respecto a setiembre de 2017 llegando a 141,8 millones de litros, según informó el vicepresidente de Conaprole, Alejandro Pérez Viazzi.

En octubre el fuerte crecimiento sigue y es posible que la lechería uruguaya tenga en este mes la mayor producción de la historia. Esto a pesar de las vicisitudes que ha enfrentado el sector, tanto climáticas como de precios. De hecho, será más producción con menos productores.

Considerando el incremento de Conaprole en la remisión de setiembre y que la cooperativa recibe aproximadamente el 80% del total de la leche producida, se asume un incremento del 13% en la remisión a todas las plantas en el mes pasado (en relación a setiembre de 2017), algo menor al de la cooperativa, que puede haber recibido algo de producción de quienes un año atrás enviaban a otras plantas.

Si la producción general subió 13% respecto a setiembre 2017, se ubicaría en cerca de 194 millones de litros. Si la estacionalidad habitual se mantiene, la producción de octubre será aproximadamente 12% mayor a la de setiembre, de modo que se aproximaría a los 220 millones de litros, cinco millones de litros más que los 215 millones remitidos en octubre de 2013, mes que ostenta el récord de producción de leche hasta el momento.

Por el momento el clima de primavera parece querer compensar lo adverso que fue el comienzo de 2018.

En los primeros nueve meses del año los envíos de leche a Conaprole subieron 10,4% respecto al período enero-setiembre de 2017.

En el acumulado de los últimos 12 meses (octubre 2017-setiembre 2018) el crecimiento fue de 7,3% frente a igual periodo anterior.

Gabriel Fernández, director de Conaprole, atribuye la mayor remisión a varios factores: “principalmente a un clima benévolo que permitió una buena disponibilidad de forraje y, como consecuencia, un incremento en la producción individual y, por otra parte, a una mayor cantidad de vacas en ordeñe”.

Vale recordar que tras varios años de exportación en pie de vacas lecheras a China, esa corriente comercial se ha interrumpido.

Pero los precios no alcanzan a todos, los costos son elevados, el endeudamiento tanto de los productores como de la industria persiste y así las dificultades financieras.

Descenso del endeudamiento

El endeudamiento a agosto se ubicó en US$ 526 millones entre productores (US$ 294 millones) e industrias (US$ 232 millones), según los datos publicados por el Banco Central del Uruguay (BCU). Es un endeudamiento que al menos ha dejado de crecer y en el caso de los productores va bajando gradualmente a lo largo de este año.

El precio recibido por los productores lleva dos meses consecutivos de ajustes. En agosto bajó $ 0,29 respecto al de julio a $ 9,97 por litro. Según los datos publicados por el Instituto Nacional de la Leche (Inale), está apenas 1% por encima del de agosto de 2017 ($ 9,83) y es 14% mayor al del de 2016 ($ 8,75). En términos reales y en dólares el precio es sensiblemente menor. En agosto fue de US$ 0,318 por litro, 12% por debajo que los US$ 0,36 del mismo mes de 2017. Eso hace más difícil enfrentar los costos de insumos como los fertilizantes, que han subido en dólares respecto al año pasado.

Luego de una baja de $ 0,25 en agosto, Conaprole mantuvo el precio al productor para la remisión de setiembre. Con 3,77% de grasa y 3,41% de proteína el precio promedio quedó en $ 9,97 por litro, algo difícil de alcanzar en esta época del año. Un precio que casi no ha variado en pesos respecto al año pasado y que es mucho menor en dólares por litro.

Gracias al aumento en la producción, los ingresos brutos de los tambos, medidos en dólares, subieron 2% en los primeros ocho meses del año respecto a igual período de 2017. La facturación total fue de US$ 411,5 millones, frente a US$ 405,4 millones de un año atrás, según se desprende de los datos de remisión y precio pago al productor publicados por el Inale.

En pesos, la suba de los ingresos fue de 8% y en el acumulado enero-agosto la facturación alcanzó $ 12.235 millones contra $ 11.339 millones de igual período del año pasado.

Luis Martínez, asesor de productores en la zona de San José, dijo: “desde el punto de vista económico no hay estímulos, más allá del incremento de la producción. La ecuación económica no cierra, los costos y los precios están casi en una misma línea. Cuando baja el precio la única forma de mantener el ingreso en incrementar la producción de leche por hectárea y eso es lo que están haciendo los productores”.

Al frigorífico en vez de al tambo

Pero la situación porteras adentro es compleja. Hay productores que deciden engordar las vaquillonas y mandarlas a frigorífico antes de tenerlas en producción porque los costos se hacen insostenibles.

Fernández explicó que “la venta de vaquillonas para producción de leche está trancada y con precios bajos, vale más la pena embarcar una vaca de descarte que una vaquillona”.

Agregó que “los bancos están reticentes a apoyar los remates y por más que la primavera sea buena los productores no tienen disponibilidad de dinero”.

A su vez, el costo de buena parte de los insumos subió con el aumento del dólar, por lo que los productores quedan en una situación incómoda, cobrando en pesos pero pagando costos dolarizados.

Las exportaciones enfrentan una baja persistente de precios en los remates de Fonterra, pero aún así Uruguay logra colocar su producción.

El director de Conaprole dijo que “hoy está vendida prácticamente toda la producción de leche de la primavera. Tanto hacia Argelia –que ha ganado protagonismo– como por volúmenes colocados en Brasil, Rusia, China, Cuba y México”.

Luego de dos años muy duros y aún en una situación compleja, los productores lecheros han sido un ejemplo de persistencia y el envión de esta primavera casi perfecta les puede permitir llegar nuevamente a una remisión anual superior a los 2.000 millones de litros de leche, muy cercana a los récords de 2013 y 2014.

Pero los costos para los productores siguen siendo elevados y la ecuación económica no cierra. Una lucha larga en la que muchos tamberos han quedado por el camino, pero en la que la alternancia de lluvias moderadas y sol puede permitir que esta primavera se gane una batalla.

Producción: Cecilia Pattarino

  • Fuente: Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Noticias Relacionadas