Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Construyendo fertilidad

El especialista argentino del INTA, Gustavo Ferraris, realizó un ciclo de charlas organizado por ISUSA sobre novedades en tecnologías para la fertilización fosfatada

25/01/19

“En Uruguay se dan diversas situaciones que representan una oportunidad al uso de fuentes de fósforo de alta eficiencia, como es el caso de los suelos proclives a su fijación”, expresó el especialista en fertilización y manejo de cultivos de INTA, Ing. Agr. MSc Gustavo Ferraris (Estación Experimental Agropecuaria Pergamino). Ferraris realizó un ciclo de charlas por Uruguay, organizado por ISUSA y denominado "Novedades y avances en Tecnologías para la Fertilización Fosfatada". El especialista hizo un completo análisis del tema integrando miradas con diferentes horizontes temporales, mostrando que es posible construir fertilidad hacia el largo plazo capitalizando oportunidades que se presentan cultivo a cultivo.

Un nutriente esencial y poco disponible

El fósforo presenta una doble condición clave: es un nutriente esencial para los cultivos, pero además es poco disponible. La esencialidad fue descubierta por el químico Justus Von Liebig en 1939. En los sistemas agrícolas cumple un ciclo prácticamente cerrado, donde la principal vía de salida es la extracción por las cosechas y el ingreso es por fertilización. Por este motivo, su disponibilidad a mediano plazo depende del balance entre ingresos y salidas, dado por el manejo agronómico y la decisión del productor sobre cuánto fertilizar. Las plantas únicamente toman el fósforo que se encuentra en solución, que es menos del 1% del presente en el suelo. La solución se alimenta del pool orgánico y del inorgánico, que cuentan con diferente tamaño y grado de retención. En suelos del Uruguay la fracción inorgánica es más importante que la orgánica, a la vez que es la que retiene al fósforo con más intensidad.

Evitar pérdidas y deficiencias

Para evitar pérdidas y hacer más eficiente el uso del nutriente, una estrategia recomendable es intensificar las rotaciones y acortar los períodos con suelo libre de cultivo. De este modo, los nutrientes ciclarán en los cultivos en lugar de permanecer en el suelo, donde sufren un riesgo mayor de ser fijados, perdidos por escurrimiento superficial o lixiviados. La deficiencia de fósforo en los cultivos provoca un crecimiento inicial más lento, menor tamaño de plantas y una prolongación artificial del ciclo. Se disminuye la relación biomasa/raíz. Las plantas se vuelven más sensibles a estrés hídrico o térmico. Disminuye el número de granos, aunque el peso de éstos o la concentración de proteína son menos afectados.

Proceso de absorción en planta

Las plantas asimilan fósforo formando una especie de cilindro alrededor de los pelos radiculares. La concentración de fósforo nunca llega a agotarse en la zona de absorción radicular, denominada la rizósfera. Por este motivo, los umbrales críticos debajo de los cuales la respuesta a la fertilización se hace económicamente conveniente no cambian con el rendimiento del cultivo, como sí lo hacen con el nitrógeno. El fósforo se absorbe por el proceso de difusión, típico de los nutrientes con baja movilidad en el suelo. Todos los elementos asimilados por medio de este proceso son bien diagnosticados a través de análisis de suelo.

Balance negativo de fósforo en la región

En la región central argentina y uruguaya hay un balance negativo que origina una permanente extracción de fósforo, ya que no existe tradición de agregarlo en cantidades suficientes en los cultivos. Experimentos de larga duración (12 años) realizados por INTA Pergamino en la localidad de Arribeños (General Arenales, Buenos Aires), en los que se comparan diferentes estrategias o criterios de fertilización en una rotación de 6 cultivos en 4 años, muestran más de 70% de diferencia de rendimiento a favor de las estrategias de fertilización más completas, en comparación con un cultivo sin fertilizar.

Construyendo la fertilidad

El efecto de la fertilización fosforada se manifiesta no sólo en el primer cultivo, sino también a mediano plazo. Por este motivo es correcto aseverar que un sembrado bien nutrido depende más de la historia de fertilización que de lo que se agrega en cada año puntualmente. De esta forma, existe una construcción de fertilidad que determina una construcción de rendimiento. Es impensable un proceso de mejora continua en los rendimientos, si no hay una reconstrucción de la fertilidad. Según el especialista, en Argentina solo 13% de las parcelas son fertilizadas de acuerdo con un criterio técnico basado en el uso de análisis de suelo. Esto trae como consecuencia muchas decisiones erróneas, con sub o sobre fertilización de las chacras, perjudicando el resultado económico de los cultivos. Por lo general se fertiliza por debajo del óptimo; muchos agricultores argumentan que a niveles menores de fertilización la eficiencia en el uso de fertilizante es mayor, lo cual es correcto, pero no contribuye a la construcción de la fertilidad del sistema.

Uruguay y las fuentes líquidas de alta eficiencia

En Uruguay existe cada vez más conciencia sobre la oportunidad que representa el uso de fuentes de fósforo dealta eficiencia. Con su participación en este ciclo de charlas, los productores se mostraron interesados en los detalles prácticos que permitan incorporar esta tecnología a sus sistemas. Los fertilizantes líquidos fosforados cuentan con mayor superficie específica de absorción y son menos sensibles a reacciones de precipitación en suelos proclives a este proceso, como son los calcáreos, excesivamente arcillosos o aquellos que cuentan con una baja disponibilidad del nutriente. En Uruguay no son pocas las regiones en las que se pueden encontrar este tipo de suelos. Los mejores resultados se obtienen con aplicaciones en pre siembra o a la siembra, lo más próximo posible a la semilla y como parte de un concepto de starter o promotor del crecimiento inicial. Se adaptan especialmente a planteos de manejo de suelo sitio específicos y aplicación de dosis variable de fertilizantes.

MAP LIQUID es un fertilizante de naturaleza ácida, que contiene 20% de fósforo (P205), 4% de azufre (S) y 6% de nitrógeno (N).

- MAP LIQUID presenta una alta concentración de fósforo, completamente soluble en agua.

-Fue desarrollado para favorecer o mejorar el desempeño de los cultivos en etapas tempranas e incluso en fases críticas.

-Puede ser aplicado a escala extensiva en diferentes cultivos.

-El nutriente se encuentra instantáneamente aprovechable desde el momento de su aplicación.

Momento de aplicación

- Antes de la siembra, en el barbecho. No se pierde ni se mueve del sitio de aplicación.

- Durante la siembra, con distintas formas de colocación. Maximiza la absorción por la planta.

- Después de la siembra, con distintas formas de colocación. Aprovecha diferentes máquinas de aplicación disponibles.

Ventajas operativas de los fertilizantes líquidos sobre los sólidos

-Mayor autonomía en los equipos de siembra, favoreciendo la rapidez de la siembra, menor tiempo ocioso durante la recarga y menor uso de mano de obra, maximizando el uso de la humedad del suelo.

-La fórmula y proporción de nutrientes de los fertilizantes líquidos no se altera nunca una vez preparada, no así en los fertilizantes sólidos.

-Los sistemas de dosificación de los líquidos son muy precisos y no varían durante la operación de aplicación, asegurando no solo la misma dosis por unidad de área, sino también la misma proporción de nutrientes a lo largo de toda la operación. Previene la obstrucción en los conductos de riego y goteros.

-La acidez reduce el nivel de bicarbonato en agua dura, la que es alta en calcio y magnesio.

-Reducción de las pérdidas por volatilización del nitrógeno.

-La acidez desactiva las enzimas de urea del suelo, lo cual demora la hidrólisis de la urea.

Forma de colocación

• Aplicado incorporado en bandas: Localizado en la cama de siembra, a lo largo de la línea de semillas. La aplicación localizada es altamente efectiva en casos de stress causado por frío o exceso de humedad. Las raíces entran en contacto con los nutrientes de forma inmediata y en estadios tempranos del desarrollo.

• Chorreado o pulverizado en bandas: Al costado o en el medio de la línea de plantas. Mezclado con soluciones de nitrógeno o con herbicidas.

• Fertirrigado: En sistemas simples o complejos de fertirriego. El agua y el fertilizante son distribuidos igual y uniformemente. MAP LIQUID es ideal para suelos alcalinos. Como fuente ácida de fósforo MAP LIQUID evita la precipitación de calcio y magnesio, que causa el taponamiento de los goteros.

• Pulverización foliar: Durante los períodos de crecimiento temprano, y los momentos críticos de floración y fructificación, resuelve las deficiencias temporarias derivadas de una alta demanda.

 

 

  • Fuente: Agrotemario - Edición Nº68

Noticias Relacionadas