Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Pese al fracaso de la cosecha, el complejo oleaginoso argentino salvó 2018 con nota

Al cierre de 2018, el complejo oleaginoso sojero argentino cerró el ejercicio anual con una caída de 12% frente a 2017. Considerando que la caída en la cosecha de soja argentina fue del entorno del 40%, es claro que fue posible asegurar el abastecimiento pese al fracaso de la producción de poroto. Asimismo, el volumen de molienda, además de caer 12% frente a 12 meses atrás, resulto 8% inferior frente al volumen del último quinquenio.

12/02/19

El informe de la BCR sostiene que durante los primeros tres meses del año 2018, el desempeño de la industria superó los niveles de molienda promedio de los últimos cinco años, aunque se mantuvo por debajo de los totales mensuales alcanzados en 2017. 
Sin embargo, a partir del mes de abril, que marca la entrada de la nueva cosecha, el nivel de molienda se estancó, manteniéndose por debajo de los niveles mensuales del año 2017 y de los promedios de los últimos cinco años. 
La caída interanual de la molienda de soja en los 8 meses comprendidos entre abril y noviembre de 2018 se puede explicar por múltiples factores.

En primer lugar, el clima, con la dura sequía que recortó dramáticamente la cosecha de soja 2017/18. Esto redujo, en consecuencia, la soja disponible en el mercado local. 
La menor oferta de mercadería comenzó a sentirse en la industria a partir del mes de abril, cuando empiezan a arribar a las terminales los primeros lotes de la oleaginosa. 
En segundo lugar, un cambio de escenario internacional: la disputa arancelaria iniciada en el mes de junio entre China (principal importador mundial de soja) y EE.UU. (el mayor productor global de la oleaginosa) forzó al país asiático a abastecerse en mercados alternativos, potenciándose así la exportación de poroto de soja argentino a China.

En tercer lugar, un cambio en las reglas de juego internas: en agosto se había desactivado la reducción de los derechos de exportación del complejo soja previsto hasta fines de 2019, aunque se mantenía el escalonamiento entre las alícuotas de los productos, y ya en septiembre la modificación de los derechos de exportación y reintegros implica un esquema en el que desaparecen dichas diferencias y desalienta la exportación de productos industrializados de la soja, como el aceite y la harina, frente a la venta al exterior del porto sin procesar.

Diciembre fue el único mes de 2018 en el que el crushing superó el volumen de molienda de igual período en 2017. En el pasado diciembre se procesó un 12% más que en diciembre de 2017.
No obstante esta caída interanual en la molienda, las exportaciones de harina de soja no perdieron su importancia relativa en la balanza comercial Argentina. En 2018, la harina volvió a ser el producto estrella de la exportación en nuestro país, alcanzando una participación del 15 % del valor total de las exportaciones. Si bien en dólares las exportaciones crecieron levemente de un año al otro en 117 millones de dólares (1 %), en términos de volumen, la mercadería exportada cayó un 14% respecto del año anterior. Los despachos al exterior de aceite de soja, por otra parte, también tuvieron una caída interanual del 15 % medidos en toneladas, y del 21 % medidos en dólares.
Durante el primer mes de 2019, se estima que la industria aceitera habría procesado casi 2,6 millones de toneladas de soja que, comparadas con la molienda de enero 2018, evidencian una leve caída del 5 %. Esta caída es menor a cualquier baja mensual interanual registrada en el año 2018, y un 3 % menor a la baja del enero anterior (8 %).

graf2

En base a Bolsa de Comercio de Rosario (BCR)

Noticias Relacionadas