Mantente informado, haz contactos y realiza negocios desde tu casa.

Productores, empresarios, veterinarios, agrónomos... Todos están aquí y su vida es mas sencilla

Registrate. No quedes afuera!

Noticias

Productor de Tierra de Fuego apeló a perros para proteger sus ovejas de los perros

Son perros que conviven todo el año junto con las ovejas en campo abierto. “Lo que hacen todo el día es patrullar y echarse entre medio de las ovejas mientras ellas comen. Y si aparece un peligro, su instinto hace que vayan a alejar cualquier amenaza de riesgo que se acerque”.

05/08/19

Río Grande, Tierra de Fuego, Argentina – TodoElCampo – En el extremo sur de Argentina se encuentra el municipio y la ciudad de Río Grande, una zona donde se destaca la producción ovina que, al igual que Uruguay, sufre el problema de los perros que atacan las majadas.

Los responsables del establecimiento Gauzú Cue ubicado a 40 Kms. de la ciudad encontraron la solución al problema con el uso de perros protectores, una técnica que tiene unos 4.000 años de existencia.

Desde hace 90 años Gauzú Cue se dedica a producir ovinos, y lo hace en una zona de montes. Los primeros ataques de perros ocurrieron en 2007, debiendo tomar medidas para evitar las pérdidas.

El ingeniero en Producción Agropecuaria Sebastián Cabeza, administrador y uno de los propietarios del establecimiento, dijo al diario local El Sureño que el primer método de defensa contra los perros fue “un fusil y a los tres meses como eso no funcionaba, instalamos un alambrado eléctrico sobre el alambrado tradicional. Los perros salían y entraban. Perdíamos menos pero igual era un desastre”.

Otra herramienta a la que apelaron fue el uso de trampas de pie, pero también fracasaron, hasta que en 2011 se evaluó abandonar la cría de ovinos, pero fue entonces en que Sebastián Cabeza conoció a los perros protectores en el establecimiento de José Antonio Kusanovic, en Puerto Natales ubicado en el extremo sur de Chile.

Luego de observar cómo trabajaban Cabeza llevó dos cachorros a su predio y los crió, fue en 2013 cuando pudo ver su comportamiento en plenitud. Fue entonces que decidieron arriesgarse a criar más perros y a la vez comenzar a criar también vacunos por si fallaba el proyecto. “En cuatro años teníamos que pasarnos completamente a la cría de vacunos, o detenernos si lográbamos recuperar los índices de producción de ovinos con la ayuda de los perros protectores”, indicó el productor.

“Para cuando los perros comenzaron a funcionar como esperábamos y recuperamos la producción, ya habían pasado tres años y nos quedaba un cuarto de las ovejas. Hoy tenemos la mitad de vacas y la mitad de ovejas y tenemos perros suficientes para proteger nuestro campo y como para vender a otros productores. Ya no tenemos pérdidas”, dijo Cabeza al matutino.

13 PERROS, 3.000 OVEJAS.

Actualmente Gauzú Cue tiene 13 perros conviviendo junto a las 3.000 ovejas. “Con 5 alcanzaba, pero los perros también comienzan a cuidar las ovejas de los vecinos. A pesar de los alambrados, ellos van haciendo suyos los rebaños, patrullan y conviven con el ganado ajeno porque no reconocen entre mis ovejas y las de mi vecino”, contó.

Los Maremanno de Abruzzese, los Montaña de Pirineo o los Mastín del Pirineo son razas de perros de protección cuyos orígenes se pierden en la historia del pastoreo trashumante hace 4.000 años.

Son perros que conviven todo el año junto con las ovejas en campo abierto. “Lo que hacen todo el día es patrullar y echarse entre medio de las ovejas mientras ellas comen. Y si aparece un peligro, su instinto hace que vayan a alejar cualquier amenaza de riesgo que se acerque. Van y le chumban a todo”, sintetizó.

“No volvimos a tener pérdidas”, sintetiza el productor que describe sus perros como “no son nada violentos con las ovejas. Pero eso también lo tienen que entender las ovejas que durante años fueron arreadas por perros que las corretean y las acosan y atacadas por perros asilvestrados que las lastiman y las matan. Ahora nosotros les aparecimos con un perro protector para que viva con ellas. Las ovejas te miran como diciendo, mandame al psicólogo… son demasiados perros en su cabeza”, bromeó.

Artículo completo de El Sureño AQUÍ. - Foto El Sureño.

  • Fuente: todoelcampo.com.uy

Noticias Relacionadas